Sistema ARC | GRAVITOTERAPIA
2295
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-2295,page-child,parent-pageid-2240,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-16.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

GRAVITOTERAPIA

Qué es la gravitoterapia

La Gravitoterapia es un método terapéutico englobado en el Sistema ARC que aprovecha la fuerza de la gravedad para conseguir una mayor flexibilidad de nuestra cadena muscular posterior y de las cadenas complementarias. Partiendo de la postura invertida o “inversión corporal”, su objetivo es restablecer el equilibrio corporal y recuperar la vitalidad del organismo.

En qué consiste

Mientras el paciente permanece en postura invertida, la tracción que ejerce la fuerza gravitatoria sobre la columna vertebral y su musculatura permite su estiramiento y reestructuración, descomprime los discos intervertebrales y libera las raíces nerviosas de la médula espinal. Con la inversión corporal también descomprimimos las articulaciones y realineamos las curvaturas fisiológicas del cuerpo. Manteniendo al cliente en posición invertida, el terapeuta aplica diferentes técnicas de manipulación, masajes y correcciones posturales, que multiplican y consolidan los beneficios de esta terapia.

Aplicaciones de la gravitoterapia

La práctica periódica de la Gravitoterapia mejora la circulación sanguínea, favorece el retorno venoso de las piernas y aporta una mayor oxigenación al cerebro al aumentar su riego sanguíneo. Además, es un método altamente efectivo para el tratamiento de:

  • Contracturas musculares.
  • Rotación interna de los hombros.
  • Lumbalgias.
  • Hiperlordosis lumbar, dorsal o cervical.
  • Escoliosis.
  • Hernias y protusiones discales.
  • Pinzamientos vertebrales.
  • Dolores ciáticos.
  • Trastornos de tránsito intestinal: estreñimiento, dispepsia, congestión abdominal…
  • Congestión de los órganos sexuales.
  • Inflamaciones articulares de sacro, cadera, rodilla…
  • Problemas de circulación sanguínea en las extremidades inferiores: varices, edemas…
  • Rotación interna del fémur: genu varum, genu valgo.
  • Acortamiento de isquiotibiales.
  • Pies planos, vacíos o cóncavos.
  • Juanetes y malformaciones en los dedos del pie.

La Gravitoterapia aprovecha la fuerza de la gravedad para restablecer el equilibrio corporal y recuperar la vitalidad del organismo.