Sistema ARC | MICROGIMNASIA
2299
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-2299,page-child,parent-pageid-2240,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-16.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

MICROGIMNASIA

Qué es la microgimnasia

Es un método terapéutico que, englobado en el Sistema ARC, restaura el equilibrio corporal. Su práctica proporciona la flexibilidad y el tono adecuados a nuestras estructuras musculares y a las articulaciones, reduciendo las tensiones y devolviendo la vitalidad a nuestro organismo.

 

La Microgimnasia se basa en posturas y movimientos que respetan la configuración natural del cuerpo y, a diferencia de otras terapias, no lo engaña con pasajeras sensaciones de relajación, ni lo maltrata con posiciones imposibles que no obedecen a la configuración de nuestra anatomía y que, en algunos casos, son claramente nocivas para nuestra salud.

 

Además, la Microgimnasia nos permite experimentar e investigar con nuestro cuerpo, descubrirlo y sentirlo, escucharlo y mimarlo, con la finalidad de comprenderlo y, de este modo, poder devolverle su armonía original. La práctica de la Microgimnasia, como método pedagógico, nos enseña a reconocer las posturas y hábitos que realizamos diariamente y nos perjudican y nos ofrece la información necesaria para sustituirlos por otros más saludables que aumentan nuestro bienestar.

En qué consiste

Aunque puede practicarse de forma individual, generalmente se lleva a cabo en grupo. En las sesiones, de una  hora y media de duración, nos colocamos en posturas concretas que son el primer paso para tranquilizar el cuerpo y observarlo. A partir de esta natural toma de conciencia, dirigiendo la mirada hacia nuestro interior, realizamos micromovimientos sencillos, pausados y profundos que, combinados con la respiración adecuada, trabajan nuestro cuerpo con delicadeza y eficacia. Sin castigarnos y sin forzarnos, lo liberamos de tensiones poco a poco, capa a capa, hasta que desaparecen los nudos de tensión que nos aprisionan, nos bloquean y nos provocan malestar o dolor.

Aplicaciones de la microgimnasia

La Microgimnasia està indicada para:

  • Conseguir una mayor flexibilidad y elasticidad de nuestros músculos y articulaciones.
  • Suavizar la hiperlordosis (exceso de curvatura) lumbar y eliminamos los problemas que nos acarrea: lumbalgias, pinzamientos, dolores ciáticos…
  • Suavizar la hiperlordosis cervical y minimizar sus consecuencias: cefaleas, vértigos, pinzamientos, cervicalgias, parestesias…
  • Suavizar la hipercifosis (aumento de la curvatura) dorsal.
  • Corregir las desviaciones articulares de pies y piernas con sus síntomas asociados: hiperextensión, artrosis de rodilla, genu varum, genu valgus, coxartrosis, juanetes, dedos en martillo, pies planos, pies cavos…
  • Eliminar el dolor y recuperarnos de: la artrosis, la artritis, la espondilitis, la sacroilitis, la tendinitis y otras inflamaciones.
  • Mejorar los problemas de taquicardias, hiperacidez, espasmos musculares, trastornos del sueño, estados depresivos, disnea, falta de concentración…
  • Aliviar la fatiga crónica y la fibromialgia porque favorecemos la movilización no forzada de un conjunto músculo-esquelético muy contracturado.
  • Adquirir un mayor conocimiento de nuestro cuerpo y de cómo funciona, lo que incide en un rápido y efectivo cambio de hábitos posturales.
  • Aprender rutinas saludables para que nuestra espalda, y nuestro cuerpo en general, no sufra durante el embarazo e incidimos en la respiración de preparación al parto.

La Microgimnasia actúa como método de rehabilitación muy eficaz y seguro para quienes necesitan recuperarse de un problema de salud y, como método acondicionador para todos aquellos que desean practicar deporte sin riesgo de lesiones.